Andrés Neuman: Una paternidad sin tabúes emocionales Tendencias de Cultura

Andrés Neuman estaba en una librería presentando su último libro “Umbilical” (Alfaguara, 2022), en la que relata su experiencia como padre primerizo, una especie de carta de amor a su hijo por nacer, llena de pañales, corte de uñas, caricias, risas, desvelos y ternura. Al final, un hombre se le acercó para hablarle de sus dos hijos, de once y 16 años, y decirle que se dio cuenta de que tenían pelo cuando los tocó por primera vez, una sensación reveladora que no tenía. compartido con nadie.

“Tuvo una de las experiencias más trascendentales de su vida y no les contó a quienes le despertaron esa emoción, así de bloqueados estamos los hombres que somos padres. No somos víctimas, nos metimos en esto solos, pero luego hay que reconocer que hay mucho trabajo por hacer”, dice en una entrevista.

En la literatura y en la realidad, añade, dominan tres tipos de padres: el padre bíblico, que es terrible y es el que castiga; el ausente, que daña por omisión; y el heroico, que cree que es su deber salvar y vive en secreto aterrorizado de decepcionar. Sin embargo, advierte que las nuevas generaciones podrán construir un nuevo arquetipo que, desde la ternura, pueda revolucionar la paternidad.

“Hay una especie de silencio cultural, un tabú emocional, sobre cómo se sienten muchos hombres antes, durante y después del nacimiento de nuestros hijos. No hay muchos canales para expresarlo, no hemos podido abrirlos, nuestra educación los ha ido bloqueando”, lamenta.

Y agrega: “Tenemos dos tipos de problemas: los usos y costumbres, la distribución de roles familiares, la desigualdad en las tareas de cuidado, pero también tenemos el obstáculo de cómo representamos esos vínculos, es decir, el imaginario refleja una realidad. , pero también la condiciona, así que, por un lado, debemos preguntarnos cómo vivimos nuestra crianza y por qué nos parece excepcional que un hombre la poetice”.

Además, Neuman sostiene que el libro es una carta de amor a su hijo y es un catálogo de las primeras veces, cuando mamá y papá lo aprenden todo de nuevo y tienen pequeñas epifanías de esa sucesión de inauguraciones que trae consigo un bebé. .

“Tenía miedo de ser padre y creo que eso le pasa a muchos hombres. Y tenía miedo de ser uno de los arquetipos de paternidad que la narrativa colectiva ha ido reproduciendo. Debemos cultivar el vínculo desde el cuidado, la ternura y la vulnerabilidad desde el primer momento, que es la gestación, para ir buscando nuestro lugar. A mi hijo le comencé a escribir desde antes de que naciera, la palabra era causa y consecuencia, y cuando nació mi hijo no me pareció que nos encontráramos por primera vez, sino más bien un reencuentro”, cierra. .

  • Su obra ha sido traducida a 20 idiomas.
  • Tenía 22 años cuando publicó su primera novela.
  • Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Granada, donde ha sido profesor de literatura hispanoamericana.
  • Por “Bariloche”, su primer libro, fue finalista del Premio Herralde de Novela.
  • La revista británica Granta lo seleccionó como uno de los mejores nuevos narradores en español.

CAMARADA

Deja un comentario