Cuba denuncia que EU busca endurecer el bloqueo comercial Tendencias de Mexico

Cuba denunció que Estados Unidos recurre a “maniobras intervencionistas” para endurecer el embargo contra la isla, poco después de que Washington anunciara que evalúa permitir el flujo de remesas y la ampliación de personal en su embajada en La Habana.

“El Canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, Denunció que Estados Unidos está recurriendo a maniobras intervencionistas para intensificar el bloqueo ”, dice una nota publicada en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La Cancillería también dijo que Estados Unidos ha desplegado una campaña de “presión” hacia “terceros países en busca de pronunciamientos contra Cuba”.

“Estas presiones se llevan a cabo principalmente contra los gobiernos de América Latina”, dijo Johana Tablada, subdirectora general de Estados Unidos en la Cancillería, sin precisar de qué naciones son.

Nueve días después de que estallaran las protestas sin precedentes en más de 40 ciudades de Cuba gritando “tenemos hambre”, “abajo la dictadura” y “libertad”, el portavoz del Departamento de Estado, Precio de Ned, anunció que Washington está estudiando “diversas formas” de “ayudar a los cubanos”.

Entre las medidas anunciadas está la creación de un grupo de trabajo de remesas que analiza cómo entregarlas directamente “en manos del pueblo cubano”, dijo.

La pasada administración de Donald Trump cerró las empresas de paquetería Western Union en Cuba, privando a miles de cubanos de recibir remesas por este medio de sus familiares en Estados Unidos.

Price también dijo que aumentará el personal en su embajada de La Habana, que actualmente está trabajando al mínimo después de que el Departamento de Estado retirara a la mayoría de sus diplomáticos en septiembre de 2017 con el argumento de que habían sufrido “ataques sónicos”.

EE. UU. Aumentará su personal diplomático en la Habana y permitirá remesas

Estados Unidos dijo que busca aumentar el personal de su embajada en La Habana y estudiar cómo permitir que se envíe dinero a Cuba eludiendo el control del gobierno, como una forma de apoyar al pueblo cubano en sus “legítimas aspiraciones” a la democracia.

De concretarse, estas medidas serían los primeros cambios políticos significativos en Cuba bajo el presidente Joe Biden, quien ha expresado su solidaridad con los manifestantes tras las protestas que estallaron el 11 de julio en medio de la peor crisis económica en la isla comunista en décadas.

El Departamento de Estado informó que analiza reforzar al personal de su embajada en La Habana, reabierto cuando las relaciones entre los dos países se reanudaron el 20 de julio de 2015 en el marco del acercamiento promovido por el expresidente demócrata Barack Obama, de quien Biden era vicepresidente.

Pero luego la legación, que había sido cerrada en 1961 después de la revolución liderada por Fidel Castro y convertida en Sección de Intereses en 1977, se redujo al mínimo bajo la presidencia de Donald Trump después de misteriosos “ataques sónicos” contra diplomáticos.

“Esta dotación de personal en nuestra embajada servirá para mejorar nuestra actividad diplomática, nuestro compromiso con la sociedad civil, nuestro servicio consular”, dijo Price, asegurando que esto contribuirá a asegurar mayores grados de derechos en Cuba. “Si vamos a hacer todo lo posible por apoyar las aspiraciones del pueblo cubano, es necesario que tengamos presencia en el terreno”, dijo, sin dar fechas de cuándo se podría llevar a cabo.

La administración Trump retiró a la mayor parte de su personal en septiembre de 2017, citando enfermedades debilitantes y sensoriales que plagaron a sus diplomáticos, cuyas circunstancias siguen siendo turbias, pero por las cuales los funcionarios estadounidenses generalmente han culpado a la inteligencia rusa.

Price dijo que ahora el Departamento de Estado examinará formas de permitir ese flujo sin que el gobierno cubano cobre una comisión.

“Formaremos un grupo de trabajo de remesas para identificar las formas más efectivas de hacer llegar las remesas directamente al pueblo cubano” y asegurarnos “que no vayan a las arcas del régimen”, dijo.

Pero con el control oficial del tipo de cambio a pesos, una moneda internacionalmente no convertible, eludir al gobierno cubano será una tarea complicada.

Biden planteó durante la campaña electoral reautorizar el envío de remesas a Cuba, pero la semana pasada dijo que no lo haría ahora porque “Es muy probable que el régimen confisque estas remesas o una gran parte de ellas”.

Price insistió en que esa ha sido siempre la preocupación en relación a las remesas, la segunda fuente de divisas para Cuba después de la exportación de servicios médicos.

“Se trata de encontrar formas en las que podamos apoyar al pueblo cubano. Pero tenemos que asegurarnos de que estas tácticas … realmente los apoyen”, explicó.

dmr

Deja un comentario